Saltar al contenido

CÓMO LIMPIAR UNA VITROCERÁMICA

limpiar vitroceramica con nanas
limpiar vitroceramica con nanas

La limpieza de nuestras vitrocerámicas es una tarea que deberemos realizar día a día. Y realizarla correctamente nos asegurará disponer de una cocina impecable durante mucho más tiempo.


Limpieza de vitrocerámicas y placas de inducción

Al comenzar con la limpieza de nuestra vitrocerámica tendremos que considerar si contamos con una vitrocerámica eléctrica o una placa de inducción.

La diferencia será que en la cocina eléctrica deberemos esperar hasta que esta se enfríe por completo, teniendo el cuidado de no sufrir quemaduras.

Mientras que en el caso de placas de inducción, solo se calentará levemente la parte donde se coloca el utensilio de cocina y el resto de la superficie permanecerá fría, por lo que no hay peligro de quemarse.

Ambas vitrocerámicas serán muy fácil de limpiar, aunque hay que tener ciertos cuidados para no dañar su superficie.

Aquí te explicaremos los diferentes métodos para limpiar tu vitrocerámica sin rayarla ni estropearla.


¿Por qué debo limpiar mi vitrocerámica a diario?

Además de los derrames cotidianos, las placas de inducción tienen una superficie de vitrocerámica que sufrirá abrasión y arañazos.
Con el tiempo, si no realizamos una correcta limpieza a diario, la misma no funcionará correctamente debido a las marcas, depósitos y manchas que se irán acumulando.
En las vitrocerámicas muy sucias o muy estropeadas, el campo magnético y la producción de calor pueden verse obstaculizados. Algunas manchas terminaran siendo incrustaciones sobre una superficie sumamente dañada.
Es debido a todo esto que se han desarrollado técnicas con las que se pueden limpiar las vitrocerámicas con bastante eficacia. Así podremos alargar su vida útil y mantener nuestra cocina limpia y reluciente.

limpiar vitroceramica

¿Qué precauciones debo considerar para limpiar una placa de inducción?

Como las placas de inducción no generarán calor si no colocamos un utensilio sobre ella, deberemos tener extrema precaución de que la misma se encuentre apagada antes de comenzar con la limpieza. Parece inofensivo aunque debemos considerarlo como algo elemental.
Asegúrese de apagar su placa de inducción para salvarse de quemaduras innecesarias. Ya que si posee pulseras, anillos o cadenas metálicas, las mismas podrán provocar quemaduras repentinas.
Más allá de su enfriamiento rápido, deje que la inducción se enfríe un poco antes de comenzar el proceso de limpieza. No utilice productos químicos con la placa caliente ya que los vapores que surgen pueden ser perjudiciales para la salud.
Y como punto extra podemos agregar, para preservar un buen estado de conservación, que limpie siempre la parte inferior de los utensilios de cocina antes de colocarlos en la inducción. No sobrellene las ollas y sartenes para evitar derrames.


¿Qué cosas NO debes usar en la limpieza de tu vitrocerámica?

A continuación listamos todos los elementos que NO debemos utilizar para limpiar nuestra vitrocerámica.
– Estropajo de acero
– Tela abrasiva
– Esponjas gruesas
– Cuchillo o herramientas afiladas
– Materiales inflamables
– Blanqueadores a base de cloro y amoníaco
Evitar este tipo de productos prevendrá la aparición de rayas, manchas y daños permanentes sobre nuestra vitrocerámica.

limpiar leche quemada sobre vitroceramica

¿Cómo limpiar una vitrocerámica a diario?

Debido a que estamos trabajando sobre una superficie de vidrio, deberemos utilizar un paño suave o una esponja suave.
Siempre nos tendremos que asegurar que hemos esperado lo suficiente para que la vitrocerámica se enfríe. Luego comenzaremos a limpiar con un paño húmedo o una esponja suave.
Humedeceremos el paño o la esponja ya que esto evitará que los alimentos se endurezcan en la superficie del vidrio. 
Posteriormente, una vez que removemos todos los restos de comida, limpiaremos con una toalla seca.
Si se nos presenta el caso de que no podemos remover alguna mancha que no sale, podremos utilizar una pequeña cantidad de crema limpiadora para vitrocerámicas
Usaremos una toalla de papel húmeda o una almohadilla de limpieza húmeda para frotar la crema en la superficie hasta que esté limpia.
Y por último, podremos utilizar un paño limpiador seco, o una toalla de papel para limpiar la humedad restante sobre la placa.
Es recomendable que se realice una limpieza diaria, o cada vez que utilicemos nuestra vitrocerámica. Esto nos permitirá que no tengamos que hacer una limpieza exhaustiva después de que se acumule demasiada suciedad.


¿Cómo limpiar una vitrocerámica muy sucia?

Para placas que se encuentran muy sucias, inicialmente limpiaremos toda la suciedad suelta con un paño suave y líquido para limpiar.
Luego, rasparemos con una espátula o rascador el residuo de comida que ha quedado pegado. Teniendo en cuenta de no ejercer demasiada presión para no generar rayas indeseadas.
Un truco que puede ser útil es utilizar la rasqueta especial para vitrocerámicas en un ángulo de 45 grados. De esta forma tendremos mayor control sobre la presión que ejerceremos sobre la superficie, y lo haremos con un elemento diseñado para cuidar nuestra vitrocerámica.


¿Cómo limpiar vitrocerámicas con manchas blancas?

limpiar parrilla de vitroceramica

En el caso de que nuestra vitrocerámica presente manchas blancas, grises, plateadas, opacas o transparentes internas, deberemos utilizar vinagre blanco.
Como primera medida frotaremos un paño con vinagre blanco en toda el área afectada por la mancha. Luego limpiaremos con una toalla de papel húmedo.
Finalmente secaremos con una toallita de papel o con un paño suave y seco para eliminar el exceso de vinagre que ha quedado sobre nuestra vitrocerámica.
En el caso de que no haya sido suficiente deberemos utilizar una crema de limpieza de encimera especializada con la ayuda de una almohadilla de limpieza húmeda, frotándola sobre toda el área afectada. También podremos utilizar un cepillo de dientes para frotar la crema en el caso que sea necesario.
Generalmente, según las especificaciones del producto, deberemos esperar un determinado tiempo a que haga efecto.
Finalmente, utilizaremos un paño seco para eliminar todo el exceso del producto. 
Para las partes de nuestra vitrocerámica de acero inoxidable o aluminio, deberemos utilizar agua jabonosa y cepillo de dientes para limpiar los topes. Siempre considerando todos los cuidados pertinentes para no generar marcas indeseadas.
Debemos tener especial cuidado al seleccionar el producto de limpieza, ya que deberá ser no abrasivo y libre de cloro.


¿Cómo limpiar vitrocerámicas con pasta de dientes?

Una técnica casera para limpiar nuestra vitrocerámica es utilizar cualquier pasta dental regular, utilizando como la piedra para limpiar.
Para ello tomaremos una buena cantidad de pasta de dientes, y la extenderemos haciendo trazos redondeados.
Utilizaremos los dedos o nos podremos ayudar con un estropajo suave, cubriendo toda el área de la vitrocerámica afectada.
Agregaremos unas gotas de agua y con la ayuda de un paño de limpieza húmedo, frotaremos a través de la placa. Esto lo deberemos realizar durante el tiempo necesario para que las manchas desaparezcan.
Esta técnica servirá tanto para la placa de vitrocerámica como en los detalles de acero inoxidable.
Finalmente utilizaremos un paño seco para limpiar.

limpiar parrilla de vitroceramica

¿Cómo limpiar mi vitrocerámica con bicarbonato de sodio y agua jabonosa?

Esta es una técnica casera y muy fácil, en la que utilizaremos productos naturales y algunos trapos de tela.
Para comenzar prepararemos agua jabonosa caliente preferentemente con algún detergente o jabón especial para lavar la vajilla. Así podremos obtener un mejor resultado.
Primero remojaremos el trapo en el agua jabonosa calientedurante un tiempo. Mientras tanto, esparciremos una buena cantidad de bicarbonato de sodio en toda la superficie de la vitrocerámica.
Luego exprimiremos el trapo de tal manera que esté mojado pero no empapado. Y los colocaremos sobre la inducción, sobre el bicarbonato de sodio.
Deberemos dejarlo actuar durante al menos 15 minutos, y no más de 20-30 minutos si la placa de inducción está muy sucia.
Después de transcurrido el tiempo especificado, frotaremos suavemente los trapos sobre la superficie de la vitrocerámica para quitar los restos de suciedad.
Finalmente secaremos con paños de papel o un paño suave seco.


¿Cómo hago para limpiar mi vitrocerámica con vinagre y bicarbonato de sodio?

Esta es otra técnica casera con la que podremos limpiar fácilmente nuestra vitrocerámica o placa de inducción.
Inicialmente deberemos preparar una solución de agua y vinagre al 50-50. La cual rociaremos sobre la placa y frotaremos para quitar la mugre más superficial.
Dejaremos reposar durante aproximadamente 10 minutos, y una vez transcurrido este tiempo, limpiaremos con un paño suave y húmedo.
A continuación utilizaremos una cantidad generosa de bicarbonato de sodio, y junto con vinagre lo extenderemos sobre la superficie a limpiar. Dejándolo reposar durante 15-20 minutos.
Luego limpiaremos la mezcla con un exfoliante de limpieza o una esponja o un paño húmedo. Teniendo especial precaución en no generar una presión excesiva para evitar ralladuras.
Finalmente utilizaremos un paño suave y seco para limpiar el exceso.

limpiar topes de vitroceramica

¿Cómo limpiar placas de inducción y vitrocerámicas quemadas?

Si se nos ha derramado líquidos o restos de comida sobre nuestra vitrocerámica mientras todavía se encontraba caliente, nos encontraremos en esta situación.
Inicialmente deberemos apagar nuestra vitrocerámica y asegurarnos de que hemos esperado lo suficiente para que la superficie se encuentre fría.
Una vez seguros, inicialmente eliminaremos los residuos sueltos con un raspador de plástico y una toalla húmeda.
Posteriormente utilizaremos una crema limpiadora con una almohadilla para fregar y eliminar los residuos pegados.
Si el residuo quemado permanece adherido a la superficie, se puede usar un raspador especialmente diseñado para vidrio. En este caso ejerceremos presión suavemente en un ángulo de 45 grados y rasparemos hasta quitar la suciedad adherida.
El vinagre y el bicarbonato de sodio también pueden ser de ayuda para eliminar los depósitos quemados. Utilizando un raspador, ya sea plástico o navaja, sobre la mezcla.


¿Cómo limpiar plásticos quemados y azúcares quemados en las vitrocerámicas y placas de inducción?

limpiar topes de vitroceramica

Este es uno de los peores casos que se nos pueden presentar en nuestras placas de vitrocerámica. Tanto el plástico derretido como el azúcar derretido pueden dañar permanentemente la superficie de vidrio de la placa de inducción.
Este es el único caso en que realizaremos la limpieza de nuestra vitrocerámica con la superficie caliente.
Para esto deberemos tener las precauciones pertinentes y es preferible la utilización de guantes resistentes a la temperatura.
Aunque la placa se mantenga caliente, lo primero que deberemos hacer es apagar la vitrocerámica. E inmediatamente después, utilizaremos un rascador de vidrio para quitar los restos de plástico o azúcares derretidos.
Deberemos tener la precaución de ejercer la presión necesaria para quitar los restos sin generar marcas sobre la superficie. Para ello ejerceremos presión en un ángulo de 45 grados y de manera progresiva.
Finalmente dejaremos que la superficie se enfríe y limpiaremos con una crema de limpieza y una almohadilla o paño de limpieza suave.
Siempre que utilicemos esta técnica, deberemos tener especial atención en levantar los utensilios en lugar de deslizarlos sobre el vidrio para evitar arañazos o rajaduras innecesarias.


Conclusión

Está en nuestras manos hacer que nuestra vitrocerámica se mantenga completamente nueva, eliminando toda la suciedad y alargando su vida útil.

Esperamos que apliques estas técnicas y puedas mejorar el aspecto de tu cocina, manteniéndola brillante y reluciente por mucho más tiempo.

¡Esperamos tus comentarios así nos cuentas como te fue!

¡Nos vemos en la cocina!

Vitrocerámica.digital